Mons. Croxatto tomará posesión de la diócesis de Neuquén

Neuquén (AICA): Con una celebración que tendrá lugar el viernes 22 de septiembre a las 17.30 en la catedral María Auxiliadora, de Neuquén, la comunidad diocesana recibirá al nuevo obispo, monseñor Fernando Croxatto, que tomará posesión de la diócesis.La comunidad diocesana de Neuquén recibirá el próximo viernes 22 de septiembre al flamante obispo, monseñor Fernando Croxatto, quien tomará posesión de la diócesis durante una celebración que se desarrollará a partir de las 17.30 en la catedral María Auxiliadora.

Monseñor Croxatto, que se desempeñaba como obispo auxiliar en la diócesis de Comodoro Rivadavia, sucederá como pastor de la diócesis a monseñor Virginio Bressanelli, de quien el papa Francisco aceptó la renuncia por límite de edad.

Mons. Fernando Martín Croxatto
Nació en Morón, provincia de Buenos Aires, el 25 de septiembre de 1956. Realizó sus estudios primarios en el colegio Benito Nazar, de los Hermanos Corazonistas, en el barrio porteño de Caballito y también en Córdoba, y parte de los secundarios en la casa de formación de los mismos religiosos, y en el Instituto Juan Bautista Berthier, de los Misioneros de la Sagrada Familia, en el barrio porteño de Villa Luro.

A los 11 años ingresó en el aspirantado de los Hermanos Corazonistas, hasta los 15 años en que terminó el secundario en el Instituto Berthier.

Concluidos los estudios del nivel secundario, ingresó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde cursó los cuatro primeros años.

En 1979 entró en el Seminario Metropolitano de Villa Devoto, donde obtuvo el bachillerato en Teología.

Fue ordenado diácono el 15 de marzo de 1986 por el entonces obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Luis Héctor Villalba, y recibió el presbiterado, junto con otros 16 compañeros, el 6 de diciembre del mismo año, de manos del cardenal Juan Carlos Aramburu, arzobispo de Buenos Aires, en una multitudinaria celebración eucarística que tuvo lugar en el estadio Luna Park.

Tras su ordenación sacerdotal fue vicario parroquial de Cristo Rey, en el barrio porteño de Villa Pueyrredón.

De 1987 a 1990 fue vicedirector del Instituto Vocacional San José, casa de formación previa al Seminario Metropolitano de Villa Devoto.

En 1991, con la autorización del cardenal Antonio Quarracino, arzobispo de Buenos Aires, y ante su deseo de ser misionero, fue transferido a la diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, en la que fue incardinado en el año 2000.

A poco de llegar a esta diócesis chaqueña fue designado párroco de San Antonio de Padua en la localidad de Santa Sylvina y de la vecina parroquia de la Asunción de María en Coronel Du Graty, oficio que ejerció hasta 1993.

Entre los años 1994 y 2006 fue rector del preseminario diocesano y responsable de las pastorales vocacional, de juventud y misionera diocesanas.

En 1995 fue designado párroco de la Santa Cruz, en el barrio Monseñor De Carlo, de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, oficio que desempeñó hasta 2001.

De 1998 a 2008 fue vicario general de la diócesis, y de 2002 a 2008 párroco de la catedral San Roque.

En 2009 el obispo de San Roque, monseñor Hugo Nicolás Barbaro, le confió la extensa parroquia de San Francisco Solano con sede en El Sauzalito, zona que exigía un fuerte impulso misionero y desde muchos años no contaba con párroco estable. Dicha parroquia, a 420 kilómetros de la ciudad de Presidencia Roque Sáenz Peña, abarca gran parte de El Impenetrable chaqueño, con una superficie de más de 20.000 kilómetros cuadrados, al noroeste de la provincia del Chaco.

La parroquia abarca a más de 60 comunidades incluyendo numerosos parajes y pueblos como Misión Nueva Pompeya, Fuerte Esperanza, Comandancia Frías, Wichi, Sauzal, etc. La población supera los 20.000 habitantes distribuidos en el amplio territorio. Su población aborigen es predominantemente Wichi.

En estos años organizó la parroquia, trabajó en la formación de agentes y equipos pastorales y dio un fuerte impulso al trabajo pastoral. Fue también responsable de la pastoral aborigen diocesana y colaboró con esta área en la Conferencia Episcopal Argentina. Integró también el Consejo Presbiteral de la diócesis.

En este lejano lugar del Norte argentino lo encontró el papa Francisco y el 13 de marzo de 2014 lo nombró obispo auxiliar de la diócesis de Comodoro Rivadavia, en la provincia patagónica del Chubut.

Fue ordenado obispo el 17 de mayo de 2014 en la catedral de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña por monseñor José Lorenzo Sartori, obispo emérito de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, actuaron como co-consagrantes monseñor Joaquín Vicente Gimeno Lahoz, obispo de Comodoro Rivadavia, y monseñor Hugo Nicolás Barbaro, obispo de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña); inició su ministerio pastoral el 30 de mayo de 2014. En la Conferencia Episcopal es miembro de la Comisión de Misiones. Su lema episcopal es: “Por Cristo, con Él y en Él”.

La diócesis de Neuquén
Creada el 10 de abril de 1961 por el papa san Juan XXIII, comprende toda la provincia del Neuquén con una superficie de 94.078 kiómetros cuadrados y una población de unos 620.000 habitantes, de los cuales se estima que el 85 por ciento son católicos.

Cuenta con 53 parroquias, 183 iglesias y capillas, 58 sacerdotes de los cuales 33 son del clero diocesano y 25 religiosos, 22 diáconos permanentes, 60 religiosas y 20 centros educativos de la Iglesia.

El primer obispo fue monseñor Jaime Francisco De Nevares SDB, elegido por el papa san Juan XXIII el 12 de junio de 1961; fue ordenado obispo el 20 de agosto de 1961 y permaneció al frente del gobierno pastoral de la diócesis neuquina por 30 años hasta su renuncia por edad, el 14 de mayo de 1991. Falleció el 19 de mayo de 1995.

El segundo obispo de Neuquén fue monseñor Agustín Roberto Radrizzani SDB, elegido por san Juan Pablo II el 14 de mayo de 1991. Tras su consagración el 20 de julio de ese año, asumió el gobierno pastoral el 17 de agosto de 1991. Fue trasladado como obispo de Lomas de Zamora el 24 de abril de 2001.

El tercer obispo fue monseñor Marcelo Angiolo Melani SDB, quien siendo obispo de Viedma el papa san Juan Pablo II lo trasladó como obispo de Neuquén el 9 de enero de 2002; tomó posesión de esta sede el 6 de abril de 2002. Renunció el 8 de noviembre de 2011.

El cuarto obispo diocesano fue hasta ahora monseñor Virginio Bressanelli SCJ, quien siendo obispo de Comodoro Rivadavia, fue trasladado como obispo coadjutor de Neuquén el 10 de febrero de 2010 e inició su ministerio pastoral, por sucesión, el 8 de noviembre de 2011.

Monseñor Croxatto será el quinto obispo de Neuquén.+

Related posts

Leave a Comment