La Iglesia adhiere a la jornada contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres

Buenos Aires (AICA): Este sábado 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños, con una jornada de concientización sobre este delito para pedir “por una sociedad sin esclavos ni excluidos”.

Este sábado 23 de septiembre será recordado en las celebraciones litúrgicas el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños.

Esta fecha fue instaurada por la Conferencia Mundial de la Coalición contra el Tráfico de Personas en enero de 1999, en conmemoración de la primera norma legal en el mundo contra la prostitución infantil, promulgada por la Argentina el 23 de septiembre de 1913 (Ley 9.143).

Este viernes 22, presidida por el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor José María Baliña, se celebrará, a las 17, una misa en la plaza Constitución (Avenida Garay y Lima) de la ciudad de Buenos Aires, con el lema “Por una sociedad sin esclavos ni excluidos”.

La Comisión Episcopal de la Pastoral de Migrantes e Itinerantes manifestó también su adhesión a esta jornada de concientización sobre “esta grave realidad en la que mujeres, niñas y niños son víctimas de las redes de la trata y tráfico de personas para ser explotadas y abusadas sexualmente por la codicia y el afán de tener más dinero”.

“El Papa Francisco nos indica con claridad cuál es el camino a seguir a fin de que toda la humanidad luche contra esta degradante realidad. En sus fuertes denuncias manifestó la tristeza e indignación que produce la violación de la dignidad y de los derechos de las víctimas con toda clase de amenazas, engaños y violencias”, recordó en un mensaje la comisión.

“Son muchos los hogares que, atrapados por esta esclavitud, padecen la angustia cotidiana debido a la desaparición de sus seres queridos, sustraídos por los traficantes de la vida en una perversa cadena de cautiverios”, denunció.

El equipo pastoral señaló que misión específica de las autoridades es “atender, ocuparse y preocuparse de este grave problema de la trata de personas, con la seriedad y persistencia que requiere, y hacer cumplir y respetar las leyes para proteger a las víctimas y ayudar a erradicar este mal”.

Finalmente, hizo un llamado a “ayudar a que la sociedad tome conciencia en su deber de luchar contra la trata, profundizando el compromiso de trabajar solidariamente por un mundo donde todas las personas sean libres de cualquier tipo de esclavitud, y sean capaces de vivir sus vidas con plenitud”, e invitó -junto con numerosas instituciones- a participar de la celebración eucarística en la Plaza Constitución.

Related posts

Leave a Comment